Logo1

banner devocionales


saved“Así es que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios” Romanos 10.17

Cuenta una historia: Mi padre fue ministro por más de cincuenta años, sirviendo la mayoría del tiempo en pequeñas iglesias rurales. Era un simple predicador, pero era un hombre con una misión. Su actividad favorita era llevar equipos de voluntarios al extranjero para construirles templos a congregaciones pequeñas. En el transcurso de su vida, mi papá construyó más de ciento cincuenta iglesias alrededor del mundo.

En 1999 mi padre murió de cáncer. La última semana de su vida la enfermedad lo mantuvo despierto en un estado parcialmente consciente cerca de veinticuatro horas al día. Como soñaba, hablaba en voz alta lo que había visto. Sentado a su lado, aprendí mucho acerca de él con sólo oír sus sueños. Él revivió cada uno de los proyectos de construcción de las iglesias que llevó a cabo, uno tras otro.

Leer más: Quien Salva una Vida...

lenguaMuchos de nosotros nos metemos en problemas por no refrenar nuestra lengua. En muchas ocasiones no teníamos que decir nada, pero terminamos hablando y como dicen en algunos países: “metemos la pata”.

 Como la Biblia lo dice; hoy que estamos en Cristo nuevas criaturas somos, las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas (2 Corintios 5:17). Por tal razón hoy en día como cristianos nacidos de nuevo debemos tratar por todos los medios de refrenar nuestra lengua.

Leer más: La Lengua

late

La ocasión de que todas las cosas salgan mal los Domingos por la mañana son por lo menos siete veces más grandes que cualquier otra mañana durante la semana. 

     La batería del carro esta descargada, el agua caliente está fría, la leche estaba amarga, ropa húmeda, Biblias perdidas, medias rotas, el despertador no funciona, los niños consumen nuestro tiempo, la plancha no calienta etc. etc., Pareciera que algunos ladrones se meten a nuestras casas Sábados por la noche solamente para robarnos uno de el par de calcetines que teníamos listos para ponernos el día siguiente.

            Cuando regreso a mi niñez recuerdo todas estas cosas que escuchaba que pasaban en mi hogar, en la mañanas de Domingo, cuando nos levantábamos para ir a la iglesia con mi familia. 

Leer más: LLegando a la Iglesia a Tiempo

Página 1 de 6